Resumen de los capítulos más significativos del libro “Marie Poussepin o el Ejercicio de la Caridad”de Bernard Préteseille.
Por Ana Isabel Pérez Guerrero
Síntesis del Capítulo:

I- UNA SEGUNDA VOCACIÓN
La llamada:
Marie Poussepin se encuentra con la miseria en la aldea de Sainville durante una visita en el año 1695, donde es testigo de una época de penuria y de hambre para la mayoría de la gente, además debían de pagar el impuesto real que les obligaba a endeudarse o vender la tierra para hacer frente al pago que no podían afrontar. También la muerte era frecuente, habían epidemias (gente sin higiene y mala alimentación), donde la falta de asistencia médica era evidente ya que sólo contaban con el barbero-cirujano del pueblo y los huérfanos eran su consecuencia, además estaban desprotegidos viéndose abocados a la mendicidad o a la explotación.

De Dourdan a Sainville:
En Enero de 1696 Marie Poussepin deja su ciudad natal y se va a Sainville, es decir, abandona la comodidad para luchar desde la pobreza por el trabajo y se instala provisionalmente en una casa alquilada, donde comienza con una escuela de niñas (El maestro de escuela era para chicos, así las niñas padecían la ignorancia, no recibían ninguna instrucción). Uno de los fines de la fundación es la Instrucción de las niñas de la parroquia.
El proyecto de Marie Poussepin tiene una visión claramente perdurable, por ello, quiere asegurar la estabilidad de la comunidad y lo hace mediante el acta de donación, quiere formar una comunidad de la Tercera Orden de Santo Domingo, cuyo objetivo es “para la utilidad de la parroquia, para instruir a la juventud y servir a los pobres enfermos de la parroquia de Sainville”, este es su deseo y así lo realiza desde la prudencia que la lleva incluso a registrar ante un consejero del Rey el contrato de fundación y donación.

Característica que sobresale en Marie Poussepin:
  • Humanidad.
  • Generosidad.
  • Prudencia.
  • Bondad.
  • Sencillez.

Destacaría sobre todo la fe en Marie Poussepin, mujer que ante una situación de sufrimiento, de penurias, de injusticias, se siente interpelada y da un cambio en su vida, dando respuesta a las necesidades de su tiempo en Sainville. Es una mujer que toma la iniciativa, (da su patrimonio), no se acobarda, y da cada paso de manera organizada.

Valoración Personal:
Este capítulo me ha dado a conocer cómo fueron los orígenes en los que Marie Poussepin inició el proyecto que Dios le tenía preparado. Sin duda destaco la sabiduría con la que va dejándose guiar en su vida para hacer la voluntad de Dios. Cómo es capaz de vivir en la pobreza dando lo que es de su propiedad y que justamente por ser innovadora y legal había conseguido tener por el trabajo y desde el sufrimiento.
Creo que es una mujer que llevaba profundamente en su corazón el Amor a Dios, que guardaba todo dentro de ella, porque en su vida padeció el sufrimiento y las responsabilidades de muy joven, y fue capaz de cavar hondo en la tierra para plantar la semilla que sigue dando fruto. Me imagino a Marie Poussepin en esta etapa de su vida como una mujer silenciosa, que sabe escuchar, con delicadeza y actúa desde una confianza plena en aquél que plenamente la conforta. Ya me gustaría ser capaz de aproximarme a hacer el bien como ella lo sabe hacer, quiero quedarme de este capítulo meditando que nada ni nadie puede apartarme de seguir los caminos del Señor, si mimo mi relación con Él, todo lo que sea capaz de vivir e interiorizar en mi corazón podrá llegar a hacer el bien a quien me mire.

Síntesis del Capítulo:
II- LAS MIRAS DE LA FUNDADORA
Marie Poussepin pertenece a un siglo en el cuál las obras de dedicación al prójimo, emanan de la caridad cristiana. Es la figura de Vicente de Paúl la que domina todas las creaciones de asistencia a las miserias (material o espiritual) del tiempo, para el que todo deriva de Jesucristo a quien hay que amar.
Marie Poussepin vivió la caridad sobrenatural, esta caridad es el fin principal de su instituto.
Principales características de su obra:

Las Escuelitas:
El medio popular está menos provisto de educación que las clases pudientes. Durante la guerra de los Cien Años se había agravado con las guerras de religión la decadencia de las escuelitas parroquiales, donde fundaciones escolares habían sido usurpadas por particulares en provecho propio. El Concilio Trento siente preocupación por la causa escolar.
En Sainville la instrucción de las niñas estaba muy descuidada, esto abre un campo de acción para la promoción de la mujer en el apostolado. Se crean un número de congregaciones femeninas para esta enseñanza popular, por lo que Louis XIV se muestra favorable a estas iniciativas, ya que la política real intentaba hacer frente al protestantismo.
Marie Poussepin comprende que el obstáculo es la pensión escolar, pero ella realiza la gratuidad completa de la enseñanza para todas. Ve necesario ofrecer a las niñas un trabajo que les permita ganarse la vida, por lo que añade una formación profesional “mostrándoles y enseñándoles a hacer medias y otras obras de seda y de lana, en tejido”.

“Servir a los pobres enfermos”:
Sainville solo contaba con un barbero-cirujano para luchar contra las epidemias y las enfermedades.
Louis XIV promulga un nuevo reglamento de los hospitales (1698), que distingue lo espiritual de lo temporal. Es el momento en que Marie Poussepin funda su comunidad, Sainville no cuenta con establecimientos hospitalarios, se implantan los cuidados a domicilio y los hospicios reorganizados iban a necesitar más la presencia de las hermanas de la Caridad para cuidar a los enfermos, dedicándose a ellos sin tener responsabilidades de gestión administrativa.
En las Reglas Generales dice a las hermanas que deben de hacer cuando estén con los enfermos: “Prestad servicio a los enfermos con testimonios de caridad y sin mostrar ningún disgusto. Tratad de ser más útiles si lo podéis, al bien de su alma que al cuidado de su cuerpo”.

Gratuidad y trabajo:
Un claro ejemplo de gratuidad en Marie Poussepin está en que nunca impuso cuota escolar en la población. En las Cartas patentes solicita al rey que se indique la prohibición de aceptar “ningún don ni legado, ni adquirir fondos”. La comunidad vivirá por el espíritu de pobreza y el amor al trabajo.

Ni clausura ni votos públicos:
Marie Poussepin excluye firmemente la clausura y los votos públicos, estando la comunidad comprometida en la práctica de los votos de obediencia, pobreza y castidad. Si funda una comunidad para ejercer las obras de la misión no puede encerrarla en la clausura.
Sainville, novedad dominicana:
La voluntad en Marie Poussepin es fundar una comunidad de la tercera orden de Santo Domingo para la utilidad de la parroquia.

Característica que sobresale en Marie Poussepin:
  • Trabajo-pobreza-misión.
    Para Marie Poussepin es esencial para el futuro de la comunidad el amor al trabajo para subsistir llevando una vida austera, vivida por una buena economía, el modo de vivir la misión (gratuidad).
Valoración Personal:
Marie Poussepin mira la fundación desde la perspectiva de que el trabajo en la pobreza para la misión van ligados para la prosperidad de la obra de la Providencia. Es el trabajo un medio de subsistencia para las hermanas, que deben vivir practicando la pobreza (es necesario una buena economía) para poder responder a la misión. “Renunciará a legados y fundaciones confiándose en la Providencia hasta creer que a sus hijas no les faltarán los socorros necesarios, mientras permanezcan fieles a sus reglas y asiduas al trabajo”. Apuesta para que sólo se tenga aquello que se ha conseguido desde el esfuerzo, desde renunciar para conseguir el bien común. Es una caridad vivida no de lo que sobra sino de lo que se puede conseguir por Amor a aquél que conforta. Es el amor profundo a Jesucristo el que hace llevar una vida cristiana encaminada al bien de los demás. Por ello, me ha llamado la atención el que M.Poussepin se reservaba para sí los enfermos más repugnantes, es la caridad que se dá y que pide a las que la sigan la que ella ya es capaz de vivir.

Síntesis del Capítulo:
III- LOS QUINCE PRIMEROS AÑOS

Marie Poussepin realiza una primera fundación en Janville, (a 30 Kms de Sainville), un año y medio después del inicio en Sainville, para el gobierno y administración de los pobres del hospital y para enseñar a las niñas. Es en Janville donde se produce en el año 1803 la reconstitución del instituto.
Las vocaciones surgen aprisa pero era muy necesario enseñarles a trabajar en la seda, a cuidar a los enfermos y lo esencial de una formación religiosa. Para Marie Poussepin es un duro golpe la muerte de Noelle Mesnard, (muere a los 32 años), ya que es esta joven en quién tenía puesta toda su confianza, y la que había recibido la donación de los haberes de la comunidad, representaba la estabilidad del porvenir de la fundación.
Son años en los que surgen los primeros establecimientos, se realizan compras de casas, se alojan en el local parroquial, (Auneau, Coltainville, Saint-Cyr-la Riviëre y Val-Saint-Germain), pero a pesar de las dificultades y contratiempos, es un tiempo de crecimiento y de afirmación para la comunidad de Marie Poussepin.
Se produce un conflicto entre el convento de los Dominicos y el Obispo, (jansenismo)[1] por lo que se vive una situación delicada para las hermanas frecuentar el convento de Chartres. Marie Poussepin no quiere que se le implique en el conflicto y actúa de manera inteligente protegiendo su casa bajo la responsabilidad de un representante del obispo.

Característica que sobresale en Marie Poussepin:
  • Prudencia.
  • Sencillez.
  • Inteligencia.
  • Confianza.

Marie Poussepin es una mujer prudente e inteligente que ante las dificultades muestra una gran serenidad y firmeza, no quiere que se le implique en conflictos ni se desvíe el objetivo, por ello cuando solicita un representante del obispo deja claro que es “para la conducción espiritual” de su Comunidad.
Muestra su gran sencillez no pasando por encima de la oposición de sus hermanas, permite que escriban al obispo sobre la fusión con otras fundaciones, es un acto de libertad y confianza hacia sus hermanas, no se muestra para nada autoritaria, cuenta con el otro.

Valoración Personal:
Es impresionante ver como Marie Poussepin en los inicios, no exentos de dificultades permanece serena ante cada acontecimiento, actuando con gran inteligencia. Que difícil sería el golpe de perder a una joven que significaba tanto para el porvenir de la fundación, pero tiene una gran confianza en su proyecto que la hace ser fuerte, sólo aquello que se vive y en lo que se cree puede hacerte avanzar. Me gustaría poder mostrarme con esa confianza, interiorizando desde la oración todo lo que vivo y tratar de ver que quiere Dios de mí en cada alegría, en cada dificultad, en todo lo que soy.

Síntesis del Capítulo:
IV- LA GRAN PRUEBA
(1712-1723)

En el año 1712, la comunidad aún no tiene existencia legal ante el Estado ni status canónico ante la Iglesia, por lo que es necesario asegurar el porvenir, pero ¿Cómo conservar para sus hijas el haber de la comunidad? ¿Cómo asegurar el futuro de su fundación? Obteniendo las Cartas Patentes, que son “Cartas reales emanadas de la Cancillería y que concernían los intereses generales del reino” y hacerlas registrar por el Parlamento, así la comunidad tendría capacidad de recibir legados, se daría su existencia legal. Se inicia el proceso hacia la obtención de las Cartas Patentes, solicitándolas por tres veces (1712, 1720 y 1723).
En 1719 Marie Poussepin hace donación de todos los bienes de la comunidad a Agnès Revers y a Anne Fleuriau, así como al superior eclesiástico, señor Jean Gobinet y a otro canónigo de Chartres, señor Louis Peu, es una medida provisional para el porvenir del instituto, pero para tener mas seguridad realiza un primer testamento donde confirma la donación.
Marie Poussepin tomó sus distancias con el convento y se amparó cerca del obispo obteniendo un superior eclesiástico pero era necesario recurrir a la Orden para hacerse recibir en la profesión de terciarias, así es el Padre Mespolié quién dirigió una petición al Maestro General Antonin Cloche, siendo aceptada la petición y salvado durante un tiempo el proyecto dominicano.
El porvenir de la comunidad es muy incierto, son años de prueba donde sus recursos a la autoridad civil van fracasando, iba perdiendo apoyos (muerte del Maestro General, Antonin Cloche, superior eclesiástico, señor Jean Gobinet, muerte del Padre Mespolié), no hay ningún lazo estable con la orden dominicana y no es buena la relación con el obispo de Chartres. También Marie Poussepin sufre una enfermedad peligrosa que provoca confusión entre las hermanas, algunas se marcharon, otras dudan, se da una gran inseguridad. Ante todas las circunstancias adversas es una mujer que personalmente esperó contra toda esperanza, que sigue luchando, se forja una gran confianza en la divina Providencia.

Característica que sobresale en Marie Poussepin:
  • Perseverancia.
  • Prudencia.
  • Confianza.

Marie Poussepin durante estos doce años de prueba, destaca en ella su perseverancia que la hace seguir luchando, esperando siempre ante las dificultades por las que va pasando. Es una mujer prudente, que sabe actuar en cada situación, pero sobre todo posee una gran confianza que la hace perseverar, porque cree en la fundación, fue una fundadora probada en su vocación, donde Dios la llevó a esperar sólo en Él siempre contra toda esperanza. Por eso, con sencillez y humildad siente que es sólo la obra de la Providencia, en la que ella es mediadora.

Valoración Personal:
Hablar de Marie Poussepin como fundadora no es hablar de una mujer exenta de sufrimientos sino de quien inició una obra guiada por la Providencia, donde fue la primera que padeció. Es este sufrir la que la lleva a confiar profundamente, porque es ante la incertidumbre del futuro donde se va forjando la obra perdurable, donde se va dando en el presente respondiendo ante cada situación. Son años de lucha que la hacen dejarse guiar porque vive interiormente un Amor profundo a Jesucristo.
Que sabiduría posee, ella sabe seguir adelante ante las adversidades porque siente en ella que es lo importante. “Ama a Jesucristo que es todo su patrimonio y todo su bien está en responder a quien la ha llamado a seguir el camino del Amor”.
¿Cómo seguirla? Buscando siempre el bien que supone el darse uno mismo, confiando en aquél que me ha tocado el corazón y saber vivir las dificultades de mi vida como ofrenda del sufrimiento de Cristo en la cruz y de Marie Poussepin que nunca tiró la toalla, sabiendo esperar contra toda esperanza porque fue llamada para dar fruto y lo dio, y ese fruto perduró, siendo la “Presentación”.

Síntesis del Capítulo:
V- LAS CARTAS PATENTES

Durante el año 1723 se producen una serie de circunstancias que van a ser favorables de cara a la obtención de las Cartas Patentes.
El obispo de Chartres nombra como superior eclesiástico para la comunidad de Sainville al Señor Gaspard de Fogasse de la Bastie, que será un hombre providencial.
El Rey Luis XV alcanza la mayoría de edad pudiendo ejercer el poder, lo cuál facilita que se pueda recurrir directamente a él. Marie Poussepin redacta una súplica al Rey que expone con convicción y respeto.
Se celebra una Asamblea del Clero Francés (París), hecho significativo ya que el superior de la comunidad había formado parte y podía intervenir para que se apoyara la petición de Marie Poussepin por varios prelados. Apoyos que llegaron favorablemente por parte de los obispos y que fueron eficaces para la causa.
El 14 de marzo de 1724 llega a Sainville un pergamino firmado por el Rey (Versalles), donde se da la existencia legal pero el edicto del rey no tendría efecto sino después de una ordenanza de registro del Parlamento de París, así que no está todo hecho. Marie Poussepin debe de realizar todavía una serie de formalidades. Hace una petición de registro de las Cartas Patentes al Parlamento de París. El Parlamento en una ordenanza prescribe las formalidades que han de cumplir:
Se necesita el consentimiento del obispo de Chartres, éste lo da rápidamente pero surgen nuevamente dificultades, da su consentimiento imponiendo una serie de condiciones, la comunidad estará gobernada bajo su autoridad y dependencia, reservándose el derecho de dar los reglamentos que estime y el superior que vea conveniente. Este hecho es una nueva preocupación para Marie Poussepin ya que durante 28 años la vida espiritual de las hermanas está inspirada por el espíritu y los reglamentos de la tercera orden de Santo Domingo y el imponer una nueva regla es inquietante para el futuro de la comunidad.
También se debe de realizar una encuesta (commodo et incommodo) entre los habitantes para ver las ventajas e inconvenientes de establecer la comunidad en Sainville. Es el cirujano el que se opone ya que las hermanas cuidan a los enfermos de forma gratuita y esto le quita la clientela, pero se reconoció que es una comunidad que vive de su trabajo y que realiza actos de caridad con los mas pobres.
Se ha de hacer una consulta a la Asamblea Parroquial en la que es el cura de la parroquia, el Señor de Lamothe Lamyre el que muestra su oposición fuertemente, es tan solo la envidia de un predicador frustrado pero todos menos el cirujano piden que se conserve la comunidad que reconocen de muy útil.
Aún se deben de realizar dos formalidades: redactar un estado de los recursos que permitían subsistir a su comunidad y obtener el consentimiento del juez y procurador fiscal de Sainville. Así lo realiza Marie Poussepin en Dourdan (1724) compareciendo ante el notario haciendo el estado de rentas y bienes con las que pretende hacer subsistir a su comunidad y a aquellas que la componían. Se obtiene el consentimiento del juez y del procurador fiscal de Sainville, dan su consentimiento al registro de las Cartas Patentes.
Por fin con la ordenanza del Parlamento de París, Marie Poussepin llega tras muchos años de gestiones, de paciencia y de superar tantas pruebas a su objetivo, el asegurar el reconocimiento civil de su congregación. Aún así, toma otra precaución judicial haciendo registrar sus Cartas Patentes en el archivo del tribunal de la bailía de Orléans, con lo que la situación de la comunidad queda notificada en todas las jurisdicciones en las que tuviera que tratar algún asunto.

Característica que sobresale en Marie Poussepin:
  • Paciencia.
  • Confianza.
  • Constancia.
  • Perseverancia.

Marie Poussepin durante este período desde que quiere la existencia legal de la congregación hasta que se le concede mediante la consecución de las Cartas Patentes, son años en los que debe superar dificultades y pruebas que la hacen sufrir. Sin duda goza de una fortaleza espiritual muy fuerte que la hace confiar plenamente en la Providencia, es un período de constancia donde la paciencia y la perseverancia obtienen su fruto.

Valoración Personal:
Marie Poussepin es capaz de llevar sola todo el peso de la fundación durante años, es un tiempo en el que recibiendo fracasos, pierde apoyos que la sostenían, padece la enfermedad, sufre crisis en su comunidad y se va haciendo mayor, pero es una mujer perseverante que no se rinde ante las dificultades y sin sabores que le tocan padecer, en 1697 declaró querer fundar su comunidad “para siempre” y lucha para ello, siendo por la obtención de las Cartas Patentes del rey y el reconocimiento del obispo la legalización de la fundación donde ahora sí que ve el horizonte perdurable, es ante la confianza en la Providencia y su perseverancia las que la llevan a ganar en aquello donde pone su vida, se da sin límites porque Ama sin condiciones.

Síntesis del Capítulo:
VI- UN NUEVO IMPULSO

Tras la obtención de las Cartas Patentes, teniendo asegurada legalmente la Congregación, es el momento de dar un nuevo impulso, de la expansión de la misión.
Una gran alegría recibe Marie Poussepin, al concederle el Señor de la Bastie la autorización para poder tener la presencia del Santísimo Sacramento en la capilla. Tras este gozo llegan nuevos contratiempos para la comunidad. Hna Scholastique y Hna.Dominique se marchan para fundar en Auneau la Congregación de las “Hijas de la Providencia del Sagrado Corazón”. El Capellán (Señor Cassegrain) que prestaba el servicio de la dirección espiritual a las hermanas, quiere reformar la comunidad, ya que considera que Sainville peca de activismo, esto produce tensiones que acabaran con la salida del capellán de la comunidad. En el verano de 1727 el Padre Mespolié muere, pierde así a un fiel apoyo y el último lazo que tenía con la Orden Dominicana. Un nuevo impulso se da con 10 nuevos establecimientos, surgen nuevas fundaciones, como las de Armenoville-les-Gatineaux (1728) y Puiseaux (1733) pero a la vez de retirarse en algunos de ellos (Jouarre). A lo largo de su vida son en total 20 establecimientos en 40 años.
Se añadirá en la vida de Marie Poussepin preocupaciones familiares, el camino de dos de sus sobrinos sin duda no será el deseado por su familia, Marie Anne queda embarazada antes de casarse, un escándalo para la época y Louis Pierre roba a su propio padre; escándalos en su familia que le causarán una gran tristeza, son muchos los años que dedicó exclusivamente a su familia, a asegurarles un porvenir.
Para Marie Poussepin es su deseo que las hermanas vivan con lo necesario y lo práctico. Las obras de caridad por el trabajo y en la pobreza. Ya en sus últimos años incluso se tiene que enfrentar a dos procesos de justicia de los que sale victoriosa con éxito debido a la buena organización de los documentos, presentando las pruebas oportunas y exigiendo lo que es justo, no pide mas de lo que le pertenece.

Característica que sobresale en Marie Poussepin:
  • Fidelidad.
  • Prudencia.
  • Inteligencia.

Marie Poussepin permanece fiel a lo que cree que el Señor le pide en su vida, tratando de responderle con gran amor. A pesar de su edad avanzada, de dificultades en las que no se exalta viviéndolas con serenidad e inteligencia buscando siempre el bien, ella está abierta a dar un poco más de sí misma, es fiel a su vocación misionera, dando un nuevo impulso a su misión, expandir el amor de Dios.
Con sus hijas es firme, tiene claro que el medio para ayudar es desde el esfuerzo personal para el bien común, mediante el trabajo llevando una vida en la pobreza, que vivan con lo necesario.

Valoración Personal:
Son años de expandir la Congregación, así siendo fiel a su voluntad misionera surgen nuevas fundaciones. Marie Poussepin en una edad ya avanzada va viendo como su fundación va arraigando a pesar de todas las dificultades del camino y como la que la suceda deberá de ser una mujer con una personalidad fuerte para seguir llevando adelante lo que tanta lucha le ha llevado. Verdaderamente es una mujer de Dios, a pesar de su edad avanzada sigue luchando, se sigue entregando para cumplir la misión que siente que es sólo la “Obra de la Providencia”, es sencillamente un instrumento en manos del Señor que se va dejando hacer.

Síntesis del Capítulo:

VII- LOS REGLAMENTOS DE SAINVILLE

-Los Reglamentos son ante todo un fruto de experiencia, donde es Marie Poussepin quien nos habla-

Tras la obtención de las Cartas Patentes del rey (13/05/1724), es el obispo de Chartres el que tiene potestad para conceder los reglamentos (hace 28 años que se sigue la regla de la tercera orden dominicana). Sólo un texto escrito puede garantizar la perennidad del pensamiento del fundador, la redacción de los reglamentos le llevará a Marie Poussepin catorce años. Un primer paso en el camino que llevó a obtener los reglamentos fue por parte de Marie Poussepin y su comunidad la redacción de un ante-proyecto (aprueba Mons. De Mérinville).
Marie Poussepin para fundamentar su regla se sirve ante todo de la Sagrada Escritura; del Antiguo Testamento cita el libro de los salmos, el evangelio de San Mateo y las epístolas de San Pablo, además de una treintena de citas de la tradición Patrística; es bien la Palabra de Dios la que inspira su vida.
Los Reglamentos se inician con un primer capítulo “de los fines de la comunidad y de las obligaciones que en ella se contraen” y acaba con “de la obligación de observar el reglamento”, entre ambos se desarrollan cuarenta y un capítulos, que recogen los tres pilares más importantes: “lo que debe ser una hermana de la caridad de Sainville, su ejercicio de la caridad y las estructuras del instituto”. En cada capítulo nos habla la fundadora de lo que quiere que sea su obra, como se ha de hacer y vivir, es sin duda, su voluntad, el escrito de una vida entregada a Dios.

“Lo que debe ser una hermana de la caridad de Sainville”: La vida de la hermana de Sainville tenderá a Jesucristo como a su fin y no buscará sino asemejársele. El instituto es una comunidad donde “la caridad debe ser el alma de la comunidad”, aquí Marie Poussepin nos invita a la humildad. Aunque las hermanas de Sainville no hacían votos públicos, no estando comprometidas si están obligadas a vivir el voto de “obediencia, pobreza y castidad”. La oración es “necesaria para obtener el socorro de Dios” para ello habrá tiempo para interiorizar y vivir la relación con Dios. La eucaristía es el pan de vida, es la Palabra de Dios nuestro alimento, por ello el estudio de la Sagrada Escritura es un medio de progreso espiritual. Y la devoción a la Virgen María de la que pueden esperarlo todo, siendo la mejor manera de honrarla, imitar las virtudes que Ella practicó.

“El ejercicio de la caridad”: Las obras de caridad de su fundación son la acogida de huérfanas “sin asilo y sin recursos”, escuelas para las niñas, y cuidado y asistencia a los enfermos pobres. Para conseguir estas obras las hermanas se aplicarán en:
Amor al trabajo en el que “ocuparán cuidadosamente su tiempo”.
Espíritu misionero.

“Las estructuras del instituto”: Son veinte capítulos en los que se establecen las responsabilidades del instituto. (gobierno, cargos, empleos, la gestión, horarios, etc...). Se realiza una estructura de unidad de espíritu, de acción y de gobierno. Entiende que la unicidad de comunidad conduce a la unicidad de superiora, estando el servicio de la autoridad la participación de todas al bien común.

Los Reglamentos de Sainville después de ser examinados por su obispo, reunidas las hermanas (29) en asamblea de comunidad estiman “muy conformes” a sus costumbres. El día cinco de marzo, Monseñor de Mérinville firma la aprobación de los reglamentos.
Años mas tarde la Congregación al llegar a ser de derecho pontificio tiene que adoptar Constituciones (según el Derecho Canónico), que reflejan el pensamiento y el corazón de Marie Poussepin.

Característica que sobresale en Marie Poussepin:
  • Sabiduría (una madurez que es fruto de toda una vida de fe).
  • Psicología equilibrada.

Marie Poussepin posee una especial sabiduría que la hace saber discernir, escoger a lo largo de su vida y que la lleva a impregnar los reglamentos de su propia vida, establecer el ideal que ella vive y que quiere que vivan sus hijas y aquellas que a lo largo del tiempo la sucedan. Para ella lo importante es vivir todas las acciones en espíritu de fe y con el solo deseo de agradar a Dios, este es su principio y fin, lo que da sentido a su vida.

Valoración Personal:
Padre Théry “La caridad de Marie Poussepin no es una caridad de aventura, una caridad de fogonazo espontáneo e intermitente; lo que es evidente es el carácter organizado, prudente, razonable y constante de una caridad desbordante...Será siempre una caridad planeada y como tal ella pudo difundirse rápidamente y responder a las reformas de organización que se impusieron desde su tiempo, sin perder nada de su vitalidad.”
Marie Poussepin que tras años de lucha, de sufrimientos, va superando las pruebas de su vida y su misión es el trabajo de muchos años, ahora avanzada en edad ha de estructurar la Congregación, ve necesario impregnar por escrito una Regla para su instituto, establecer claramente el fundamento y objetivo de su misión y de las que la sucederán. Llega con los Reglamentos el fruto de una vida de entrega, de Amor a Dios y de respuesta a su llamada, a su misión, es la arcilla que se ha dejado moldear por la mano de Dios, que deja una huella perdurable, donde nos habla con su ejemplo en los Reglamentos, aquello que nos invita a vivir para ella es el fruto de su experiencia. Nos hace una invitación a vivir para Dios, un estilo de vida y nos llama a responder a Dios.

“Los corazones se abren fácilmente a la persona que se hace Amar”

Síntesis del Capítulo:

VIII- LA TARDE DE UNA GRAN LABOR

Se acerca la hora de Marie Poussepin, su trabajo de fundadora toca ya a su fin. Después de tanta lucha, su comunidad ya tiene existencia legal y canónica desde las Cartas Patentes de 1725. El Instituto está dotado de su Regla. Su obra de fundadora ya está cumplida, pero le queda aún dejar por escrito lo que ella ha sido y lo que confía que lleguen a ser sus hijas, para ello, su gran labor tiene una herencia incalculable, es el testamento (04/05/1737) escrito de su puño y letra el bien que deja a las que la sigan, es un adiós de una madre a sus hijas, donde su última voluntad sigue siendo una ardiente llamada a las que la sucedan a perseverar en el ejercicio de la caridad que había llenado todo su corazón, el Amor que guió toda su vida.
Será Agnès Revers quien la suceda, elegida por ella, sabe que le será difícil pero aunque es una mujer severa, austera e imperiosa, confía en ella porque sabe que el porvenir va a necesitar una mujer fuerte. Son sus últimos años vividos en el silencio padeciendo enfermedad, una mujer tocada por los años y por tanto trabajo realizado, es una muerte en la sencillez.

Característica que sobresale en Marie Poussepin:
  • Sabiduría.
  • Humildad.

En sus últimos años de vida nos sigue dando ejemplo, llena de sabiduría es su testamento la expresión de su vida, su deseo y esperanza. Llega al final poniendo un broche a su misión y una continuación a las que la sigan. Lo hace desde una humildad que la caracterizó especialmente a lo largo de su camino, abandonándose a Dios y dándose ella misma.

Valoración Personal:
Para mí, llegado este momento de su partida a la casa del Padre, es su testamento lo que me impresiona. Sigue luchando hasta el final y sigue dándose,
“No habiéndome reservado nada, no poseo nada”
es la expresión de quien se siente que ha cumplido su misión en la tierra, mujer que vive un profundo amor, una mujer entregada a Dios. Su voluntad es una llamada a la esperanza, de que todo se puede alcanzar desde el Amor a Jesucristo. Su misión en la tierra la ha cumplido, ahora intercede por sus hijas desde el cielo. La vida de Marie Poussepin es de confianza plena en Dios y ella nos ha dado ejemplo de cómo se puede llegar.

“Ella vio e hizo lo que era bueno a los ojos del Señor; oró y veló asiduamente sobre todo y el enemigo no pudo sembrar la cizaña en su casa”

Síntesis del Capítulo:

IX- EL ROSTRO DE UNA SANTA Y SU POSTERIDAD

Este capítulo recoge en sí, una síntesis de toda la vida de Marie Poussepin, en la que destaca sobre todo por su ardiente caridad. Se posee de ella un retrato que nos habla de su persona, de lo que impregnó siempre su vida, donde podemos destacar diferentes aspectos, en sus manos tiene la biblia, de la que hizo su vida, la Palabra de Dios guió su camino y los Reglamentos, como su voluntad de vida para las que la sucedan; el hábito bien dominicano, y un rostro que nos muestra su bondad, con una sonrisa benévola, de quien encontró el equilibrio, una personalidad que logró su unidad humana y sobrenatural.
En Dourdan creció en una familia cristiana que le dio ejemplo, en la que supo afrontar las dificultades familiares e incorporar nuevas técnicas de fabricación, llegando a asegurar el porvenir de su hermano. En Sainville su corazón se conmovió ante la situación de pobreza que vivían y es aquí donde dio su vida, donde vivió el evangelio, donde práctico la caridad y nació la Congregación.
Una mujer perseverante, que supo esperar durante largo tiempo la obtención de las Cartas patentes a pesar de las dificultades, decepciones, siempre sin desalentarse. A lo largo de su vida todo lo vivió desde la fe, es “la fe que obra por la caridad”. Su mayor riqueza es “imitar la vida que Nuestro Señor llevó sobre la tierra”, ella es toda de Dios, porque vive todo desde y para Dios.
Su obra de caridad se ha perpetuado desde hace tres siglos y sigue abierta, su espíritu permanece vivo “el ejercicio de la caridad” y hoy sigue llamando a aquellas que quieran “vivir y morir en el ejercicio de la caridad”.

Característica que sobresale en Marie Poussepin:
  • Inteligencia.
  • Prudencia.
  • Capacidad de discernimiento.
  • Mujer audaz.
  • Perseverancia.

En ella se impregnan estas características en una visión global de todo lo que vivió a lo largo de su vida, mujer inteligente que desde bien joven se va llenando de Dios, en su familia. Siendo en las dificultades donde demuestra su capacidad de discernir ante cada situación, mostrándose prudente, con una voluntad fuerte que la mantiene firme y la lleva a seguir luchando, sigue confiando en aquello que cree que se debe realizar en ella, pero es sobre todo su perseverancia la que la lleva a realizar la “obra de la Providencia”, a hacer el bien en su vida.

Valoración Personal:
La vida de Marie Poussepin es un buen ejemplo de una vida que se da, que se entrega a Dios. Es una mujer que pasó haciendo el bien y dejó plantada la semilla que sigue dando fruto, siendo nuestra mejor intercesora ante Dios.
El haber trabajado este libro me ha llevado a saber más de ella, a profundizar un poco más en lo que significa “Marie Poussepin” y como he de dejar impregnar mi vida por su mirada, por lo que ella espera de mí.


[1] Doctrina de Cornelio Jansen, heresiarca holandés del s.XVII, que exageraba las ideas de san Agustín acerca de la influencia de la gracia divina para obrar el bien, con mengua de la libertad humana. En el s.XVIII, tendencia que propugnaba la autoridad de los obispos, las regalías de la corona y la limitación de la intervención papal; solía favorecer la disciplina eclesiástica y las reformas ilustradas.