Al servicio de la Caridad

Nace una Comunidad

El 13 de noviembre de 1697, Marie Poussepin firma un acta ante notario, en la que declara explícitamente su voluntad de fundar en Sainville "una Comunidad de la Tercera Orden de Santo Domingo, para utilidad de la parroquia, para la instrucción de la juventud y el servicio de los pobres enfermos".

Marie expresa así, de manera clara, su intención de fundar no una simple asociación caritativa o un grupo de trabajo para ayudar a los pobres sino una comunidad estable, arraigada en la espiritualidad dominicana, con una única razón de ser: el anuncio de Jesucristo, por el servicio de la caridad. En esta misma acta, Marie asegura el futuro de la propiedad para la Comunidad que funda: cede la casa que ha comprado a Noëlle Mêsnard, su compañera más joven, especificando los fines por los cuales hace esta donación.

La casa de Sainville acoge a las hermanas de la comunidad y más tarde se convierte en lugar de referencia para las que van en misión a otras parroquias. Allí funcionan también la escuela, el dispensario, los talleres donde se tejen medias, las salas de trabajo, etc.