Al servicio de la Caridad

Innovadora en su tiempo

Innovadora en su tiempo, Marie Poussepin no quiere ni clausura ni votos solemnes para sus hermanas: "Irán donde sean llamadas" para prestar allí sus servicios de caridad. Coherente con esta intuición, en 1697 envía a dos hermanas para que se ocupen del Hospital de Janville, población situada a 30 kilómetros de Sainville, atendiendo a la petición del Obispo de Orleans. A esta petición se suman poco después muchas otras. La piedad, la caridad de las hermanas, así como la efectividad de sus servicios impulsa a los obispos a solicitar la presencia de las hermanas en las parroquias.

De 1697 a 1740, Marie hace diecinueve fundaciones en seis diócesis. Las hermanas atienden las pequeñas escuelas de los pueblos, visitan y cuidan a los enfermos, trabajan en los hospitales, alientan, consuelan y están prontas para prestar cualquier servicio de caridad. Esta disposición para "ir más allá", para "salir de las propias fronteras" marca la comunidad desde sus orígenes por deseo expreso de su Fundadora: "La comunidad no se limitará a guardar para sí misma los dones recibidos del cielo, sino que procurará esparcirlos con largueza y profusión".